Anticuerpos de llama ayudarían a neutralizar el COVID-19 y crear vacuna

Anticuerpos de la llama ayudarían a neutralizar el COVID-19 y crear vacuna

Una investigación realizada por el Instituto Nacional de Salud (NIH), la Universidad de Texas y la Universidad de Ghent en Bélgica, confirmaría que los anticuerpos que produce la llama generan defensas orgánicas eficaces para contener la infección en seres vivos del COVID-19 y crear una vacuna.

El experimento fue llevado a cabo por los investigadores con un ejemplar de llama de nombre Winter, y que obtuvo resultados alentadores en medio de los esfuerzos para contener el avance del coronavirus en el mundo.

Winter es una llama de 4 años edad y vive en el Instituto Vlaams de Biotecnología de la Universidad de Ghent en Bélgica, donde ha formado parte de varias investigaciones.

Según explicó el profesor Jason McLellan, miembro del departamento de Ciencia Molecular la Universidad de Texas en Austin, el anticuerpo generado por las llamas tiene la capacidad de adherirse de manera eficaz en la proteína clave del COVID-19, impidiendo que esta ingrese en las células del organismo e inicie su reproducción en los órganos vitales.

McLellan detalló además que actualmente se encuentran en la primera fase de pruebas biológicas, las mismas que se llevan a cabo con hámsters y primates, debido a su similitud genética con los seres humanos.

De obtenerse buenos resultados en esta primera etapa de evaluación, se iniciarán pruebas clínicas con seres humanos que hayan resultado positivos a la prueba molecular del COVID-19.

El objetivo principal de este proyecto de la llama contra el Covid-19 es generar una vacuna que evite que los seres humanos se contagien entre ellos. En fases posteriores de este experimento científico, confirmó Jason McLellan, la vacuna podría usarse como tratamiento para quienes ya han sido infectados con coronavirus.

En tanto Daniel Wrapp, coautor del trabajo, explicó que la llama produjo dos tipos de anticuerpos en las pruebas que se le realizaron. El primero, parecido al de los seres humanos, y el segundo, cuatro veces más pequeño al anterior pero igualmente efectivo.




Noticias relacionadas