Jefe de UCI fallece en brazos de su esposo que le rogó no ir a trabajar

Jefe de UCI fallece en brazos de su esposo que le rogó no ir a trabajar

Joseph Costa, médico de 56 años, trabajaba en el Hospital Mercy Medical Center de Baltimore, en Estados Unidos, desde 1997. Con la llegada de la pandemia, no dejo de desempeñar su labor hasta que contrajo el virus, con lo que su salud empezó a complicarse. Lamentablemente, este Jefe de UCI falleció en brazos de su esposo que le rogó que no fuera a trabajar para evitar contagiarse.

Se desempeñaba en la Unidad de Cuidados Intensivos de dicho nosocomio desde el 2005. Según las declaraciones brindadas por la hermana Helen Amos, presidenta ejecutiva del consejo administrativo del hospital, el Dr. Costa se pasaba el tiempo “sirviendo a los más vulnerables y se preocupaba por los pacientes más enfermos y comprometidos”.

“Cuando la pandemia global llegó hasta nosotros, Joe continuó desinteresadamente su trabajo en la primera línea, profundamente comprometido con servir a nuestros pacientes y a nuestra ciudad durante este tiempo de gran necesidad”, detalló su colega mediante un comunicado.

Su esposo, David R. Hart, con quien tenía una relación desde hace tres décadas indicó en una entrevista por el diario The Washington Post de Estados Unidos: “Le rogué que no fuera a trabajar. Cuando ves a personas sin mascarillas, piensas, ‘¿has perdido la cabeza?’ Esta enfermedad te va a llevar en un santiamén”.

En otras declaraciones brindadas al diario The Baltimore Sun, Hart mostró su  molestia por aquellas personas que en Estados Unidos, a pesar de las altas cifras de víctimas por causa del Covid-19, no se cuidan respetando las medidas sanitarias establecidas.

“Me molesta mucho ver a la gente sin mascarillas. Me da ganas de agarrar una barra de jabón y escribir en la ventana trasera de mi carro: ‘Mi esposo, quien salvó tantas vidas, murió de Covid-19. ¡Usen mascarilla!’”, enfatizó muy indignado.

Diariamente, las cifras de infectados y fallecidos en el país norteamericano continúa en ascenso, habiendo superado los 149 mil muertos y alrededor de los 4.3 millones de pacientes diagnosticados con la letal enfermedad.

Imágenes: Fox Baltimore.




Noticias relacionadas