Aerolíneas alistan protocolos para su pronto reinicio de operaciones

Aerolíneas alistan protocolos para su pronto reinicio de operaciones

Una vez decretado el estado de emergencia en todo el país, los vuelos fueron suspendidos en todo el territorio nacional, salvo aquellos que estaban destinados a la repatriación de compatriotas. Sin embargo, luego de que el gobierno decretara que el transporte aéreo nacional e internacional se podría reiniciar en la primera quincena de julio, las diversas aerolíneas se encuentran implementando sus nuevos protocolos de bioseguridad ante un pronto reinicio de operaciones.

De acuerdo a lo señalado por el ministro de Transportes y Comunicaciones, Carlos Lozada, con la finalidad de evitar la propagación del nuevo coronavirus Covid-19 durante sus operaciones, las aerolíneas vienen haciendo los ajustes necesarios de acuerdo a los protocolos aprobados. En ese contexto, los vuelos internacionales podrían reanudarse antes de que empiece la cuarta fase de la reactivación económica, programada aún para agosto de este año.

Latam Airlines ha empezado a adoptar las medidas necesarias, según lo recomendado por organismos internacionales como la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Una de las principales reglas implica evitar aglomeraciones en las zonas de embarque y desembarque.

Las autoridades locales como la IATA han establecido que ningún pasajero podrá abordar el avión sin mascarilla, considerando el uso de las que sean quirúrgicas tradicionales o N95, así como las artesanales.

Antes y después del vuelo, los aviones deberán ser desinfectados exhaustivamente, de forma manual, en todas las superficies donde puedan entrar en contacto los pasajeros que aborden. Dicho proceso deberá realizarse con alcohol al 70%.

Durante el vuelo se podrá respirar aire limpio, ya que se han incorporado al sistema de ventilación de la cabina de los aviones los filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air), los cuales remueven el 99,9% de virus y bacterias. Este sistema limpia el aire y lo renueva cada 3 minutos, mezclando una porción de aire filtrado al interior de la cabina con aire extraído directamente desde la atmósfera.

En cuanto a la tripulación, la interacción con los pasajeros será mínima; además, el personal se encargará de promover el distanciamiento social durante los vuelos, guiándose a los pasajeros para evitar aglomeraciones tanto en la espera en filas como en el despacho de maletas.

La IATA no ha recomendado el bloqueo del asiento del medio, por el contario, han simplificado los servicios de alimentación, autorizándose solo una interacción por servicio, por lo que se tomarán medidas adicionales de higiene. La entrega de descanso será reactiva, solo cuando el pasajero lo requiera, eliminándose los bolsillos de cada asiento.




Noticias relacionadas