Covid-19 en Loreto: Advierten que pacientes deberán morir en sus casas

Covid-19 en Loreto: Advierten que pacientes tendrán que morir en sus casas

La imposibilidad de salvar más vidas debido a la falta de camas para pacientes con coronavirus covid-19 está llevando al caos a la principal región de la selva peruana, Loreto, donde advierten que muchos pacientes tendrán que morir en sus casas.

El decano del Colegio Médico de Iquitos, el doctor Luis Leonardo Runciman, advirtió a BBC que los dos hospitales de Iquitos, capital de Loreto, se encuentran desbordados de pacientes, por lo que no tienen manera de atender a más personas que puedan llegar afectados con el Covid-19. “Eso significa que van a morir en sus casas”, lamentó.

De acuerdo a información brindada por el Ministerio de Salud (Minsa), Loreto es la cuarta región con más casos confirmados de coronavirus con 708 pacientes diagnosticados. De ellos, lamentablemente fallecieron 29.

Si bien la tasa de letalidad del Covid-19 es considerado bajo, su rápida propagación hace que los hospitales rápidamente colapsen. Esto es lo que está pasando con Iquitos, que solo tiene asignados dos hospitales para tratar a los pacientes que sufren esta nueva enfermedad que apareció en la lejana Wuhan, en China.

Es por ello que no resulta extraño apreciar en ambos nosocomios decenas de pacientes apostados en sus pasillos esperando una atención que, es probable, nunca llegue.

El principal síntoma del coronavirus es la imposibilidad de respirar, por lo que los pacientes acuden a los centros de salud en busca de oxígeno. Esto solo es posible que se les proporcione en una cama de cuidados intensivos. Al no haber más camas disponibles, los enfermos tienen que esperar turno, el cual solo llegará cuando un paciente abandone una de estas camas que cuentan con respiradores artificiales.

Por si todo esto no fuera suficiente, Leonardo Runciman advirtió que en la región ya no existen más pruebas rápidas ni moleculares para detectar más casos o, en su defecto, descartarlos. A esto se suma la falta de personal y de equipos. “Aunque tengamos oxígeno, no hay manómetros para instalarlos. Y aunque haya respiradores, tampoco tenemos enfermeras para que los manejen”, aseveró.




Noticias relacionadas