Muertes en crematorios por COVID-19 son más que cifras oficiales

Número de muertes en crematorios por COVID-19 es mayor al de cifras oficiales

El número de muertes en crematorios por COVID-19 en Lima y Callao es mayor al de cifras oficiales ofrecidas por el Gobierno; ello según una investigación realizada por el portal de noticias IDL-Reporteros.

Según esta indagación, la cantidad de fallecidos incinerados reportados como pacientes COVID-19 fue de 1,005. De ellos, 818 cadáveres vinieron desde un hospital público, 16 desde hospitales de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas, 153 de un domicilio o en la calle, 16 de clínicas y, finalmente, 2 desde la cárcel.

Esta cifra contrasta notablemente a la ofrecida por el Poder Ejecutivo, en el reporte del pasado 24 de abril: 290 en Lima, 40 en el Callao, y 634 a nivel nacional.

No obstante, según información del cementerio Piedrangel fueron cremados 1,005 cadáveres -entre confirmados y sospechosos de haber padecido COVID-19- en Lima y Callao.

Esta cantidad de incineraciones fue atendida solo entre el 20 de marzo y el 20 de abril. Piedrangel incineraba un promedio de 15 y 18 cuerpos por día, cifra que aumentó luego del 16 de abril; alcanzando los 45 y 50 fallecidos diarios.

Por su parte, la funeraria Campo Fe cremó 68 fallecidos sospechosos y confirmados de Lima y Callao, de acuerdo con sus registros actualizados al 23 de abril. Entre ambos cementerios los muertos suman 1,073, solo en Lima y Callao, número que triplica las cifras oficiales. Ello sin contar con los registros de la funeraria Mapfre, que también ha reportado 124 cremaciones a fallecidos por coronavirus.

“No hemos recibido cadáveres desde el sábado. Los mortuorios de los hospitales deben estar rebalsados de cadáveres. La semana que viene y las dos posteriores serán las más críticas”, predijo Henry Gonzáles, gerente general de Piedrangel, en declaraciones a Gestion.pe. Se ha pronosticado que la próxima semana la cantidad de fallecidos en las viviendas y nosocomios se incrementará exponencialmente.

Frente a esta situación preocupante, Óscar Ugarte, jefe de Operaciones de Essalud y miembro del Comando Covid-19, reconoció que en un inicio los casos sospechosos no eran contabilizados pero que, según las nuevas normas, los fallecidos bajo sospecha ahora son incorporados al padrón de casos por coronavirus.

Esta información fue confirmada también por César Cárcamo, miembro del grupo Prospectiva COVID-19, que asesora al presidente Martín Vizcarra y al ministro de Salud, Víctor Zamora.




Noticias relacionadas