Peruanos tienen problemas de comportamiento frente al Covid-19

Peruanos tienen problemas de comportamiento frente al Covid-19

Desde que se decretó la pandemia y se estableció en nuestro país el estado de emergencia, la indisciplina social ha sido considerablemente notoria teniendo en cuenta los esfuerzos de las autoridades nacionales para disminuir el impacto sanitario y económico. En este sentido, el psicólogo Jorge Yamamoto ha considerado que los peruanos tienen problemas de comportamiento más que de lógica frente al Covid-19.

El especialista ha podido identificar varios tipos de reacción conductual: el ciudadano súper prevenido, que a menudo se muestra atemorizado por lo que pasará; el cuidadoso, que respeta las normas y considera que nadie le puede contagiar, con lo que se puede equivocar; y el ciudadano que se resiste al cambio, aquel que no se da cuenta de la consecuencia de sus actos.

“Entonces ese peruano no consciente, sigue con su rutina: ve el micro lleno y se lanza a abordarlo, está en el aniversario de su club y se involucra con la barra. Ese forma parte de un porcentaje muy alto en nuestro país; y luego hay un porcentaje pequeño de gente que reta a la autoridad, que no cree en nadie, que no le tiene miedo ni a la bala, ni al Covid, y disfruta romper las normas”, explica Yamamoto.

Se puede ver hasta cuatro tipos de peruanos frente a la situación de la pandemia. Considera que en otros países ha sido un tema complicado de controlar, mientras que en nuestro país es tres veces más difícil lograrlo, por la naturaleza de su gente, encontrando siempre una justificación para quebrantar la norma, lo cual luego nos pasa factura.

“En el caso del peruano antisocial hay una tendencia genética y que ha podido ser víctima de maltrato psicológico, físico, además que no se controló su conducta en la niñez”, añadió.

El segundo factor que considera es el coyuntural. Si bien en la primera etapa de la pandemia se ejecutó una alta obediencia al pedido del presidente que tenía, luego fue un error en la estrategia decirle al ciudadano que dependía de él su cuidado, eso fue algo así como decirle “hagan lo que les dé la gana”, el resultado: la gente le tomó la palabra.

Así, el peruano encontró una justificación para no hacer caso a la norma. “En este caso fue el clásico ‘si no me mata el Covid-19, me mata el hambre’, no lo pensó dos veces, salió a las calles y con ello todo dio paso al caos pandémico”.

Un tercer elemento que considera Jorge Yamamoto es aquel que señala que cada problema en este país se soluciona con la entrega de dinero y, en base a ello, se sobresalta con la expresión “qué vivo que soy”.  

Sobre el comportamiento de la población por las redes sociales, para quienes todo es errado, es como si se tratara de un “chico malcriado al que uno le habla, le habla y no entiende”. Esto podría considerarse más como una señal de un nivel de deterioro de la salud mental del ciudadano, es una señal de ansiedad y depresión, y ello es un indicador de deterioro de salud mental.

Por ello, considera que así como se consulta con un infectólogo o un economista, sobre la actual situación que el país vive, también se debe tener en cuenta a los psicólogos. “Aquí se han olvidado de una pata central de la mesa que es la ciencia del comportamiento: la psicología. Allí hay una responsabilidad y ese enfoque es necesario”, sustentó.

Imágenes: Perú 21, Prensa Regional, Andina.




Noticias relacionadas