Simba, el primer perro que recibe implante de marcapasos en el Perú

Simba, el primer perro que recibe implante de marcapasos en el Perú

En tiempos de pandemia, la medicina veterinaria peruana ha dado un gran avance en las cirugías médicas que se realizan a los mejores amigos del hombre. Luego de un gran trabajo desarrollado por colegas de medicina veterinaria y humana, así como al aporte de voluntarios de universidades privadas y nacionales, el pequeño Simba se convirtió en el primer perro que recibe un implante de marcapasos en el Perú.

El pequeño de 9 años, comenzó a mostrar problemas cardíacos desde hace unos meses atrás, su corazón latía mucho más despacio de lo normal, lo que comúnmente se conoce como bloqueo en tercer grado, lo que estaba poniendo en riesgo su vida. Fue el doctor Juan Diego Asencios, especialista en cardiología veterinaria y Director Médico de Cuore, quien tomó la responsabilidad de lograr la hazaña médica.

La dueña de la mascota contó la gran preocupación que fue para ellos el problema de salud que presentaba su engreída: “Simba es parte de la familia. Hace unos meses notamos que se cansaba rápido e incluso llegó a desmayarse, por eso decidimos llevarlo a Cuore, un centro de cardiología veterinaria, para que revisen su corazón”.

El equipo médico tuvo semanas de preparación, el especialista en cardiología explicó que el caso de Simba era muy delicado pero que, luego de una minuciosa intervención de dos horas, tuvo excelentes resultados.

 “Un corazón con una frecuencia baja puede generar muchos problemas como desmayos, fatiga y reducción de la expectativa de vida. Para corregir esta condición fue necesario implantar un marcapasos, esto mejoró la calidad de vida de Simba. Esta es la primera vez en Perú, que un canino ha sido sometido a este procedimiento. Para lograrlo se requirió de un grupo médico comprometido, y mucha planificación”, señaló.

Dentro del gran equipo de trabajo se contó con la participación del cardiólogo intervencionista en medicina humana, doctor Ricardo Coloma, de la doctora Ximena Trelles, anestesióloga veterinaria y la doctora Viviana Tateishi, médico veterinario internista, quienes se encargaron de la delicada operación del engreído de la familia Mayorga.

La frecuencia cardíaca del pequeño Simba pasó a 80 latidos por minuto, de los 26 que emitia a diario. Luego de la operación pasó a la unidad de cuidados intensivos, donde fue monitoreado por varios días, bajo el cargo de la Doctora Tateishi y de los14 catorce voluntarios de las universidades de Lima e Ica. Finalmente, el valiente perrito fue dado de alta, regresando al hogar que lo esperaba con muchas ansías.

“Estoy muy contenta con que Simba se haya recuperado y todo haya salido bien, lo extrañábamos mucho en casa”, expresó su dueña, luego de mostrarse muy agradecida con el gran trabajo realizado por los especialistas del centro médico Cuore.

Imágenes: Perú 21.




Noticias relacionadas