Teniente de la Policía involucrado en ventas cuestionables en la PNP

Teniente de la Policía involucrado en ventas cuestionables en la PNP

En medio de la crisis desatada por la pandemia del Covid-19, la escasez y el elevado costo de productos de aseo se ha visto reflejado en todo el país, incluidas las instituciones del Estado. En ese contexto, la Fiscalía Anticorrupción del Callao investiga a un Teniente que se ha convertido en proveedor de la Policía Nacional del Perú en ventas cuestionables.

El joven teniente de la Policía, Leonardo David Oblitas Bozovich (30), es el proveedor de la institución que habría sido artífice de las ventas de 3 mil jabones al doble del precio que otras empresas expenden, así como en la adjudicación directa de mascarillas que no cuentan con certificación.

Según lo señalado en la investigación realizada por El Comercio, el oficial es titular de la empresa Bozovich y Asociados Safety, cuya partida registral señala la construcción de puentes túneles, aunque en los últimos párrafos menciona la venta y compra de productos médicos.

Esta empresa ha vendido jabones líquidos a la Dirección Antidrogas (Dirandro) por el valor de S/ 77,575, según contrato directo. En dicho documento, los abajo firmantes fueron la madre del teniente, su hermano Andrés, así como él.

Pero este no sería el único negocio contratado con la familia Bozovich. La Fiscalía anticorrupción del Callao los investiga por la venta de mascarillas, aparentemente, sin certificación.

Al haberse confirmado la existencia de la empresa Kalinson Perú (Kalpe Perú), donde también trabaja su madre y Patrick Alonzo Oblitas (hermano del Tnte.), se constató la existencia de dos contratos con la Dirección de Aviación Policial (Diravpol) por el monto de S/2’349.006 para la entrega de estas mascarillas.

En dicha institución el Teniente Leonardo Oblitas tiene el cargo de piloto, por lo que el Fiscal anticorrupción Francisco Alarcón asistió a dicha división para incautar la computadora y documentos relacionados a la compra ya que el informe pericial de Fiscalía 125-2020 indica que “no cumplen con los requisitos técnicos indispensables. Alonso Oblitas aseveró que la empresa cuenta con documentos de sus “proveedores del extranjero que certifican” lo contrario.

Además, por adjudicación directa, obtuvieron un contrato con la Dirandro por la venta de 3,103 jabones antibacteriales Aval de 400 ml. por S/77.000 (cada unidad al precio de S/25).  Ante ello, Patrick Oblitas reveló a El Comercio que él representó a la empresa familiar en los tratos con la Dirandro.

Para Alonzo Oblitas, no existiría conflicto legal alguno si su hermano y madre son dueños de la empresa proveedora, ya que el teniente no pertenece a la “unidad ejecutora” que es la directa responsable de las compras: “Mi hermano es empleado subalterno, por lo tanto, no tiene injerencia”, señalo.

Sin embargo, Cesar Candela, experto en contrataciones y ex miembro del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE), ha indicado que ambos casos podrían estar involucrados en casos de confabulación de intereses, existiendo “comisión de los delitos de asociación ilícita para delinquir y peculado, además de la violación del Código de Ética de la Función Pública”.

En tanto, la Unidad de Comunicaciones de la Dirandro no ha aceptado dar declaraciones ya que el “tema está en investigación por la fiscalía y los órganos de control correspondientes”. El teniente Leonardo Oblitas, tampoco ha dado respuesta alguna al medio periodístico señalado.

Imagen: El Comercio.




Noticias relacionadas