Trastornos en lenguaje de niños se hace más frecuente durante pandemia

Trastornos en lenguaje de niños se hace más frecuente durante pandemia

Los menores de edad vienen constituyendo una parte de la población que sigue siendo muy vulnerable, ante el estado de emergencia sanitaria que se vive en el país. En ese sentido, los especialistas del Ministerio de Salud (Minsa) han señalado que los trastornos en el lenguaje de los niños se han hecho más frecuentes durante la pandemia.

En estos meses se han reportado más casos de infantes que tienen inconvenientes para articular sonidos. Ellos vienen sufriendo alteraciones en la fluencia del habla, y manifiestan problemas en la adquisición del lenguaje comprensivo o expresivo.

Claudia Valdez Rojas, licenciada tecnólogo médico en terapia del lenguaje del Minsa, ha explicado que: “El confinamiento ha generado que los niños que ya tenían una patología del lenguaje previa vean truncados sus avances. Asimismo, los que no sufrían de estos problemas se han visto limitados en su interacción social, lo que impacta negativamente en el incremento de su vocabulario y habilidades comunicativas”.

En muchos de los casos, esto se ha venido agravando más aún debido a que los menores han pasado situaciones de duelo en casa, ansiedad, depresión e incluso el incremento del estrés que puedan estar pasando algunos miembros de su hogar. Por eso, según revela Valdez, es recomendable que los padres estén pendientes de las señales de alerta, con la finalidad de buscar apoyo profesional en los servicios que brindan los centros de salud mental comunitarios.

“Nuestros niños están presentando problemas emocionales y conductuales, los cuales están teniendo un efecto negativo sobre el desarrollo cognitivo, social, afectivo y del lenguaje. A eso le podemos sumar que muchos padres se ven en la necesidad de salir para generar sustento en el hogar, lo cual impide que puedan participar activamente en la estimulación del lenguaje en los niños”, añadió.

Fue precisa al detallar que muchas de estas señales se aprecian más en menores de dos a siete años: manifiestan repeticiones durante el habla, tienen problemas para emitir palabras, se comunican mediante gestos, no entienden indicaciones se presenta ausencia de frases u oraciones, no responden cuando les hablan por su nombre o incluso hay dificultad en la articulación de sonidos.

De igual manera, se consideran en este grupo los pequeños que se aíslan voluntariamente, juegan demasiado tiempo solos o que hablan muy poco.

Para evitar que estos casos se sigan incrementando, el Ministerio de Salud ha puesto a disposición de la población, 154 centros de salud mental comunitario (CSMC). A través de cada uno de ellos se brinda teleorientación tanto a padres (o tutores) como a los hijos.

Esto nos permite asesorar y guiar a los padres para continuar con el proceso de intervención, de esta manera evitamos retrasos y seguimos potenciando las habilidades comunicativas de nuestros niños”, afirmó Valdez.

Imágenes: Andina, Unicef, El Comercio.




Noticias relacionadas