La otra cara de la cuarentena

La otra cara de la cuarentena

Por G.M.

A pesar de las limitaciones y miedos surgidos por el Covid-19 en nuestro país, no todo es malo y negativo, aunque cueste créelo hay un lado positivo: lo que hemos aprendido de este distanciamiento social debido al evidente cambio.

Hemos adquirido nuevos hábitos que favorecen nuestra salud, por ejemplo, estamos siendo más cuidadosos con nuestro aseo personal, ya que nos lavamos continuamente las manos, antes y después de comer, al regresar a casa, y después de hacer las compras solemos desinfectar los alimentos; asimismo, somos mas minuciosos con la limpieza de nuestro hogar.

Con tan solo el hecho de comer en casa nuestra alimentación se ha vuelto más saludable; hemos puesto a prueba nuestros dotes de chef al preparar nuestros propios alimentos, ya sea viendo tutoriales o siguiendo la receta de la abuela. Algunos, con más suerte, aún siguen recibiendo los deliciosos platos hechos por mamá.

Otros, más proactivos, han encontrado la manera de hacer ejercicio sin la necesidad de ir al gimnasio.  

Gracias a la tecnología podemos seguir en comunicación con las personas que más queremos para así no sentirnos tan solos y tener la tranquilidad de saber sobre su salud y condición en la que se encuentran; por otro lado, el teletrabajo y las clases virtuales fueron una gran oportunidad para, al trabajar y estudiar desde casa, empezar a pasar más tiempo de calidad con sus seres queridos.

Aunque al principio pudo ser difícil, no cabe duda de que aprendimos muchas lecciones de este proceso de adaptación y, pese al distanciamiento social, nos estamos uniendo más que nunca.




Noticias relacionadas