Hombre vende se camioneta y compra oxígeno para pacientes Covid-19

Hombre vende se camioneta y compra oxígeno para pacientes Covid-19

En el mundo existen personas de buen corazón que ayudan a las personas que más lo necesitan. Este es el caso de un ciudadano de la India que se solidarizó con más de 250 familias que tienen pacientes con Covid-19 y vendió su camioneta para comprarles balones de oxígeno.

El hombre, identificado como Shahnawaz Shaikh, es un residente de Malad (India) de 31 años, adquirió su camioneta Ford Endeavour en el 2011, la cual era uno de sus objetos más valorados, sin embargo, no lo pensó mucho cuando se trató de venderla para comprar oxígeno y ayudar a los pacientes con Covid-19 de su comunidad.

El 28 de mayo pasado se enteró que la hermana de su socio comercial murió en las afueras del hospital luego de haber sido rechazada por cinco nosocomios. La mujer, que se encontraba embarazada, fue infectada de coronavirus y pudo haberse salvado si hubiera conseguido oxígeno a tiempo.

Es por ello que Shaikh decidió realizar la venta de su camioneta con la finalidad de usar el dinero para la compra de balones de oxígeno que, posteriormente, serían entregados gratuitamente a personas de condición más necesitada. El 5 de junio inició la distribución de los balones adquiridos, ayudando a más de 250 familias que tenían pacientes que se encontraban enfermos con el virus.

Shaikh declaró al Mumbai Mirror: “El esposo de la mujer la llevó a cinco hospitales, pero ninguno estaba dispuesto a admitirla. Algunos dijeron que no tenían camas vacías para personas con síntomas de Covid-19. Otros no tenían ventiladores”.

A pesar de que había escasez de balones de oxígeno en el mercado, no dudó en continuar con su propósito, es así que, según cuenta: “Un amigo me ayudó a contactar a un fabricante directamente. Se emocionaron cuando les dije que quería comprar cilindros y regalarlos gratis”.

“Hay solo dos cosas simples que les pedimos a las personas que llaman para decir que necesitan balones de oxígeno: una, la recomendación de un médico, y dos, que vengan a recogerla ellos mismos”, mencionó. En casos en que toda la familia está en cuarentena, un equipo de voluntarios viaja con los cilindros para entregarlos.

Finalmente, dijo: “No es difícil renunciar a un automóvil para salvar la vida de alguien. Incluso si soy bendecido por una sola familia agradecida por este hecho, podré comprar cuatro de esos autos algún día”.




Noticias relacionadas