Pareja de ancianos con Covid-19 fallece tomándose de las manos

Pareja de ancianos con Covid-19 fallece tomándose de las manos

La epidemia generada por el nuevo coronavirus ha venido causando la muerte de miles de personas, que, en su mayoría, se encuentran dentro de los grupos de población más vulnerable por ser personas de la tercera edad. Este es el caso de una pareja de ancianos con Covid-19 que falleció tomándose de las manos luego de estar casados por 71 años.

La pareja de ancianos con Covid-19, conformada por Pat Wood (91) y Ron Wood (94), vivía en Inglaterra y se casó el 23 de abril de 1949. Se conocieron a las afueras de una oficina de correo, poco tiempo después de que Ron se graduara de la Royal Navy, con tan sólo 22 años.

Ambos quisieron estar juntos en todo momento, es por eso que, luego de contraer la enfermedad, pidieron que sus camillas estén una al lado de la otra para así partir juntos hacia la eternidad.

En un principio, Ron había sido trasladado al Hospital de Worthing, ya que fue el primero en contraer la enfermedad. Unos días más adelante, su esposa también tuvo que acudir al centro médico, luego de haber sido diagnosticada con coronavirus.

Ambos fueron colocados en habitaciones separadas de pacientes de Covid-19, para hombres y mujeres, sin embargo, luego que los informes médicos indicaran cual sería el trágico desenlace para la pareja de esposos, el personal de salud del nosocomio permitió que pudieran juntar sus camas en un mismo dormitorio, donde pasaron sus últimos días.

Según las declaraciones de su única hija, Nikki Evans, al diario The Independent todo el personal del hospital los trató de la mejor manera: “Pusieron a mamá y papá en una habitación juntos, solo para que pudieran tomarse de las manos antes de que mi madre muriera cuando estaba durmiendo”.

“Luego de que mi madre falleciera el pasado 18 de mayo, cuidaron de mi padre con compasión, hasta que falleció cinco días después, el 23 de mayo. Murieron juntos, en un periodo corto de tiempo, luego de estar casados por 71 años. A pesar de que es algo triste, sé que no hubieran querido morir estando separados”, detalló.

El testimonio de María Reina, una de las enfermeras que les brindó atención a ambos pacientes, dijo que las escenas que mostraban siempre eran muy conmovedoras, ya que siempre querían estar juntos y por ello siempre los encontraba tomados de la mano. “Tuvieron muchas fuerzas para permanecer así, pese a la enfermedad”, mencionó la trabajadora del hospital Worthing.

Imagen: Exitosa.




Noticias relacionadas