Profesor va de casa en casa para dictar clases a alumnos [Video]

Profesor va de casa en casa para dictar clases a alumnos [Video]

En estos tiempos de cuarentena, cuando la educación ha tenido que adaptarse a nuevos métodos de enseñanza para darle conocimiento a escolares y universitarios, un caso viene siendo destacado por la labor realizada por su protagonista. En Huancavelica, un profesor va de casa en casa para dictar clases a los alumnos que no tienen acceso a la educación virtual.

Es así que, cada mañana, el profesor Germán Ames lleva una pizarra hecha de tubos de PVC y su caballete para dictar clases a sus alumnos del Colegio Mariscal Cáceres, estudiantes que no cuentan con las facilidades para poder acceder a las clases virtuales implementadas por el Gobierno, y puedan continuar su aprendizaje durante este período de emergencia.

El docente tiene bajo su cargo a 120 estudiantes y por día visita a cinco de ellos. Empieza a las once de la mañana y termina hacia las tres de la tarde. El recorrido se realiza en las calles del distrito de Daniel Hernández, en la provincia huancavelicana de Tayacaja. Estas visitas se iniciaron la semana pasada, cuando el Gobierno autorizó la salida de menores de 14 años.

Enterado de la noticia, les pidió a sus alumnos le den el croquis para llegar a sus domicilios, a donde va caminando por chacras y faldas de cerros. “No soy el único docente que llega a la casa de sus alumnos, muchos de mis colegas anónimamente lo hacen a nivel nacional”, comentó Ames.

Siempre que va, a cada casa, lleva mascarilla y respeta como corresponde los dos metros de distancia, entre él y su alumno. “Cuando uno va no solo enseña matemática, también enseña a usar la mascarilla, el lavado de manos, el distanciamiento y los cuidados que deben tener”, detalló el hábil profesor.

Gersón Ames fue nominado el año pasado para el premio Global Teacher Prize, el cual es considerado como el “Nobel de la Educación”, y es que sus 16 años de maestro lo respaldan. Para él, la educación le ha dado muchas grandes satisfacciones, por lo que una forma de retribuirle todo eso es haciendo este esfuerzo por sus alumnos.

“Mis alumnos son futuros ingenieros, incluso científicos en potencia. La falta de recursos económicos los ha alejado de las clases, mi labor es recuperar a eso genios”, dice este hombre de 46 años que se siente un alumno más cuando dicta sus clases. “Es triste no poder compartir con ellos en el aula, pero, todos saldremos de esta situación”, concluyó.




Noticias relacionadas