¿Universo paralelo?: científicos de la NASA hallan indicios de su existencia

¿Universo paralelo?: científicos de la NASA hallan indicios de su existencia

En los últimos años, científicos de la NASA han venido realizando una serie de investigaciones en relación a extrañas partículas que encontró un detector en la Antártida. De acuerdo a esos estudios del organismo internacional, sería posible la existencia de un universo paralelo.

Dicho equipo detector es conocido como ANITA (Antena Transitoria Impulsiva Antártica), el cual es elevado a los aires por un globo hasta llegar a los 37,000 metros de altura para poder detectar los rayos cósmicos que impactan en la superficie.

Estos rayos cósmicos contienen neutrinos, partículas que al chocar contra el hielo antártico genera ondas de radio. Estas señales, que emanan de la superficie, son detectadas por ANITA y en ellas rastrea su origen en el universo.

El primer intento fue en el 2016, cuando una señal que parecía ser la huella de un neutrino de alta energía no era lo que en realidad buscaban. Luego, en el 2018, este instrumento detectó otra partícula que emanaba de la superficie. En dicha ocasión el físico experimental de partículas en la Universidad de Hawai e investigador principal de ANITA, Peter Gorham, declararía que aún no existían explicaciones fáciles.

Ante estas declaraciones, el también físico, Luis Anchordoqui de la Universidad de Nueva York y su grupo de científicos encontraron que dichas partículas eran los neutrinos diestros (cuya existencia hasta ese momento era pura teoría).

El nombre que se les dio obedece al sentido en el que giran (normalmente giran hacia la izquierda) y se pueden descomponer para atravesar la materia.

Estas partículas existen solo si se considera que desde los primeros tiempos del universo ha regido la simetría CTP. Esto consiste en lo que el físico canadiense Neil Turok explicó: para que esta simetría se conserve, el Big Bang tendría que haber creado dos universos paralelos. Por ello, gran parte de la materia estaría canalizada en nuestro universo; y la mayor parte de la antimetría, en el universo paralelo.

Es en ese universo paralelo que todo estaría a la inversa, cualquier planeta o estrella estaría hecho de antimateria y se estaría contrayendo en el tiempo, es decir, estaría yendo hacia el origen, en vez de expandirse como sucede con el nuestro.

Turok es consciente de que este hecho sería rechazado por la comunidad científica, pero está seguro que se ha hallado una solución, la cual tiene un respaldo en los resultados obtenidos. “Si podemos, ya no habrá competencia: nuestra teoría será infinitamente mejor que cualquier otra cosa”, declaró a New Scientist.

Aún así, la NASA no ha emitido comunicación alguna y ninguna publicación. Los científicos del proyecto ANITA siguen revisando cada nuevo dato obtenido para continuar absolviendo sus dudas al respecto de dichas partículas.




Noticias relacionadas